Por favor, apoya este espacio desactivando Adblock

23 marzo 2014

El laísmo: cómo evitar este error de dialectos

Trapito
1975 - Argentina
Manuel García Ferré
(Película recomendada)
El laísmo supone el uso de los pronombres la y las en lugar de le y les con función de complemente indirecto para el género femenino. Se trata de un error bastante extendido en algunos dialectos del castellano, pese a que la RAE se pronunciara contra él hace más de 200 años, concretamente en 1796. Así, el complemente indirecto se escribe siempre con le y les, tanto si se trata de un objeto masculino, como si éste es femenino.

Por tanto, debemos decir “le di la cuchara” en lugar de “la di la cuchara” y “les abrí la puerta” en lugar de “las abrí la puerta”. ¿Por qué? Pues porque en estos casos cuchara y puerta son complementos directos y le y les son complementos indirectos. Sin embargo, diremos “la vi por la calle” en lugar de “le vi por la calle” porque en este caso no hay complemento indirecto.

Pero… ¿cómo distinguir el complemento directo del indirecto? Pues comprendiendo que un complemento directo puede convertirse en sujeto de la frase y un complemente indirecto no. Así, la oración “abrí la puerta” tiene sentido por sí sola, pero la oración “les abrí” carece de ella. Esto se debe a que “la puerta” es el complemento directo y “les” el complemento indirecto. Y ése es el motivo por el que no podemos sustituir les por las. (Para más información al respecto, consultad mi artículo “Diferencia entre complemento directo y complemento indirecto”.)

Otra buena forma de saber si emplear le o la es sustuirlo por lo: si la frase suena mal, debemos emplear le, mientras que, si simplemente ha sido pasada al masculino, la opción adecuada es la. Así, tomamos la oración “No la vi”, sustituimos la por lo y obtenemos No lo vi, con lo que el uso de la es correcto; sin embargo, si tomamos la oración La dí una bofetada y cambiamos la por lo obtenemos Lo dí una bofetada; puesto que esta frase es errónea, La dí una bofetada también lo es.


EJERCICIOS

¿Le(s) o la(s)?

 -¿No le/la ofreciste nada de beber?
-Cuando le/la vi, le/la saludé.
-No entiendo qué es lo que le/la ves.
-Le/La di un regalo.
-¡No le/la soporto!

SOLUCIONES

-¿No le ofreciste nada de beber?
-Cuando la vi, la saludé.
-No entiendo qué es lo que le ves.
-Le di un regalo.
-¡No la soporto!

De todos modos, éste es un asunto difícil de corregir, porque, obviamente, nadie se pone a pensar en complemento directos e indirectos al hablar. Y si vivís en Madrid, Palencia o Santander, me temo que lo tendréis especialmente difícil para huir del laísmo… Pero, si os lo proponéis, le pondréis solución. Aquí tenéis la teoría, lo demás depende de vosotros. 

3 comentarios:

  1. ¿Trapito no es argentino, o yo sé poco?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Trapito" es una película argentina, por supuesto. De hecho, su director, Manuel Gª Ferré, es el máximo representante de la animación de Argentina, siendo ésta su mejor película. Fue un lapsus al publicar, gracias por darte cuenta! :)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...