Por favor, apoya este espacio desactivando Adblock

05 enero 2015

Diferencia entre ‘burro’, ‘asno’, ‘mulo’, ‘burdégano’, ‘pollino’, ‘borrico’ y ‘jumento’

'Platero y yo', prosa lírica de Juan Ramón Jiménez
Platero y yo
1917 - España
Juan Ramón Jiménez
(Novela recomendada)
Hace un par de años se armó un auténtico revuelo cuando el Papa afirmó que no había buey y mula en el Portal de Belén. Pese a sus palabras, todo nacimiento que se preste cuenta con un buey y una mula. Pero, ¿importaría que, en vez de una mula, contásemos con una burra, asna, burdégano, pollina o borrica? Probablemente no, pero hay diferencias:

-El asno es definido por la RAE como un animal solípedo muy sufrido, de metro y medio de altura, color ceniciento y largas orejas. Asno, burro, borrico y jumento son sinónimos, al igual que asna, burra, borrica y jumenta.

-El pollino es un asno joven y cerril (no domado), aunque el vocablo a veces se emplea como mero sinónimo de asno. La forma femenina es pollina.

-El mulo es el hijo de una yegua y un burro. La forma femenina es mula.

-El burdégano es el animal resultante del cruce de un caballo y una burra (es decir, lo contrario que el mulo). El diccionario no recoge la forma femenina (burdégana).

Por tanto, la mula del portal de Belén era la hija de una yegua y un asno. No obstante, la RAE también nos permite llamar mulo al burdégano, lo que explica el escaso empleo de este segundo vocablo. Por cierto, sobra decir que todas estas palabras son empleadas con significados negativos y coloquiales que no vienen a cuento. Dicho esto, espero que, con o sin mula, hayáis disfrutado de unas felices navidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...